La FIA se mete en un charco

24 10 2010

El circuito de Corea aún no estaba listo

Álvaro Alonso

Tras la disputa del Gran Premio de Corea se ha podido comprobar como la Federación Internacional del Automovilismo cometió un error grave al darle el visto bueno al trazado de Yeongam.

Hace apenas dos semanas una comitiva de la FIA comandada por Charlie Whiting se acercó hasta la pista coreana para verificar que todo estaba en órden. Lejos de eso, encontraron un circuito a medio construir en el que todavía estaban asfaltando varias secciones.

De hecho, Hermann Tilke, el famoso arquitecto encargado de diseñar el circuito, tuvo que llevar obreros alemanes para que pudieran acabar las obras.

El GP de Corea, una chapuza

No obstante, la FIA quiso seguir adelante con la celebración del antepenúltimo GP de la temporada por intereses desconocidos para los aficionados, pese a las ínfimas condiciones del ciruito.

Pero no contaban con la presencia de la lluvia. El asfaltado del circuito lleva apenas dos semanas, por lo que los aceites provenientes del alquitrán han convertido el trazado en una pista de patinaje.

Se hacía casi imposible manejar el monoplaza en los primeros compases de la carrera, y eso que las precipitaciones no han sido tan abundantes como en otras ocasiones. La pista no drenaba el agua y parecía más un parque acuatico que un circuito de F1.

Termina la carrera anocheciendo

Además, como resultado de comenzar con la carrera una hora más tarde por el caos montado, se terminó la carrera anocheciendo, una situación peligrosa para los pilotos. De hecho en la ceremonia del podio la noche ya estaba completamente cerrada.

Un cero para la FIA en la gestión de este gran premio, que parece atender más a los intereses económicos que a los de los pilotos y los aficionados. El GP de Corea no se debería haber disputado.

Anuncios




Alonso gana en un Gran Premio caótico

24 10 2010

El español se coloca líder del mundial

Alvaro Alonso

Fernando Alonso ha conseguido la victoria en un Gran Premio caótico. El circuito de Corea se convirtió en un infierno en el que era casi imposible conducir un monoplaza por el exceso de agua en el firme.

De hecho la carrera comenzó con más de una hora de retraso por las condiciones de la pista. El trazado no drenaba el agua y la visibilidad era nula por el spray que levantaban los monoplazas.  Por ello la salida no fue habitual y arrancaron todos tras el Safety Car.

Al relanzarse la carrera, poco tardó Mark Webber, que iba segundo, en estrellarse contra el muro. Además el australiano se llevó por delante a Nico Rosberg que había empezado muy bien al adelantar a Lewis Hamilton en la salida. El Coche de seguridad hacía su segunda aparición en  pista.

Se quedaron, por tanto, gobernando la carrera Vettel, Alonso Y Hamilton. Los tres pilotos iniciaban una guerra sin cuartel intercambiándose vueltas rápidas continuamente. El piloto inglés conseguía adelantar al español, pero poco después se pasaba de frenada y volvía a perder la posición.

Con un nuevo accidente de Buemi y Glock salía por tercera y última vez el Safety Car. Casi todos aprovechaban para montar entonces neumáticos de intermedio. Sólo Alonso y Vettel se mantuvieron en la pista, aunque acabarían entrando a cambiar gomas unas vueltas más tarde.

En la última parte de carrera Alonso presionaba mucho  a Vettel. En la recta más larga del circuito, el motor del alemán dijo basta y su monoplaza terminaba aparcado a uno de los lados de la pista. Alonso conseguía entonces el liderato que mantendría ya hasta el final de la carrera. Hamilton cruzaba la línea de meta en segunda posición y por detrás de él llegaría el otro Ferrari, el de Felipe Massa.

Tras el Gran Premio de Corea y a falta de dos carreras, todavía siguen cinco pilotos optando al título mundial. Alonso es el nuevo líder y el principal favorito a 11 puntos de Webber y a 21 de Hamilton. Vettel cae hasta la cuarta posición a 25 puntos de Fernando y Button está prácticamente descartado a 42 puntos del primero.

La próxima cita será Brasil, en la que Alonso se podría proclamar campeón matemático si gana la carrera y Webber acaba como mucho quinto.  Habrá que esperar hasta entonces para ver cuál es el desenlace de uno de los mundiales más emocionantes de toda la historia.